Docencia >> Hombres y mujeres adictos: ¿qué diferencia encontramos en los consumo? Por Lic. Guiomar Doti- Grupo Diez
Hombres y mujeres adictos: ¿qué diferencia encontramos en los consumo? Por Lic. Guiomar Doti- Grupo Diez

Grupo Diez es una institución que se dedica a la prevención y asistencia de las adicciones. Recibimos consultas tanto de hombres y mujeres que sufren algún tipo de adicción, con o sin sustancias. Este año el título del congreso nos convocó a formularnos algunas preguntas a raíz de ciertos fenómenos que observamos en nuestra clínica.

¿Por qué estadísticamente hay más hombres que consultan en adicciones  que mujeres? De una muestra de 155 pacientes que recibimos en nuestra institución entre 2010 y 2016, sólo 33 son mujeres. (Es decir que el 21% son mujeres y el 79% hombres.)

En cuanto al tipo de sustancia que consumen encontramos que en las mujeres hay un mayor porcentaje de consumo de alcohol por sobre otras sustancias. A diferencia de los hombres, en donde se observa un poli-consumo (alcohol, cocaína, marihuana, etc.) Y en el caso de que se tratara de una adicción sin sustancia, como es el caso de la ludopatía, las mujeres eligen los tragamonedas y el bingo por sobre los juegos de apuestas, siendo éstos últimos los más elegidos por los hombres.

En relación al rango etario, las mujeres que hemos recibido en nuestra institución oscilan entre los 40 a 60 años mientras que los hombres, el mayor porcentaje se encuentran entre los 20 y los 40 años. En cuanto a los  adolescentes menores de 20 años el porcentaje es apenas del 12%.

¿A qué se deben estas diferencias que encontramos? Si tenemos en cuenta que desde el psicoanálisis la sexuación no obedece necesariamente al determinismo biológico, dichas diferencias ¿a qué corresponden?

¿Podríamos pensar que las mujeres por su condición erotómana, es decir por la necesidad de ser amadas, son más proclives a sufrir una adicción como consecuencia de rupturas amorosas, mientras que los hombres se verían empujados al consumo de drogas por una búsqueda inmediata de satisfacción?  Más allá de la partición amor/goce; el tóxico cumple una función precisa en la economía psíquica del sujeto que hay que poder precisar. Cómo así también, tratar de elucidar la función que tiene el tóxico "entre" hombres y mujeres para abordar al Otro sexo mientras que en otros es justamente lo contrario, para desengancharse del Otro. De manera que el uso de drogas no es para "todos lo mismo" sino que hay particularidades, sirven para potenciar o hacer posible las relaciones sexuales como sería el uso del viagra, el éxtasis o el alcohol en su uso tradicional para desinhibir  o dar coraje o para ahogar alguna pena de amor. O bien para no saber nada del Otro, desengancharse y gozar de manera autoerótica como el caso del crack, la cocaína o el paco.

La feminización del mundo o La época actual y sus goces ilimitados

Siguiendo la última enseñanza de Lacan, Miller lee con las fórmulas de la sexuación a la época actual y la define como la feminización del mundo, ya que con la declinación de los ideales lo que toma su lugar son los goces. Estos cada vez más variados, más singulares, dando así nuevos modos de sufrimiento. Ya no se trata del Padre que prohíbe el goce sino más bien del mandato de goce ilimitado, sin medida característico del goce femenino. Cabe aclarar, que desde el psicoanálisis, cuando hablamos de lo femenino no nos referimos al  género sino al Otro goce, siempre extranjero tanto para los hombres como para las mujeres.

El empuje al consumo, típico de la hipermodernidad  convierte el "No gozarás", propio de la égida del Nombre del Padre al "Debes gozar" característico del discurso capitalista, el cual nos convierte en "todos consumidores/consumidos".

La época del Nombre del Padre responde a la lógica binaria del significante. La lógica de tener o no tener el falo, y éste tiene la función de localizar el goce, en cambio, la época actual estaría más relacionada al goce femenino, en el sentido que está más allá del falo, del cual no se puede decir nada porque no tiene representación, es un borde sin límites o sea que tiende al infinito; por eso decimos que es un goce deslocalizado y omnipresente. Algo de lo femenino debe estar enmarcado para que sea soportable, sino termina en lo que se conoce como estrago. El amor, que siempre es sintomático,  es una vía posible para enmarcar algo del goce femenino.

Para ilustrar esto es que quisiera traer a colación 2 viñetas a modo de ejemplo

M. de 60 años, separada. Con 1 hija. Consulta en nuestra institución por su consumo de alcohol, el cual aumentó en el último tiempo. Al interrogar sobre lo que generó dicho aumento, nos dice que ella está separada desde hace 20 años. En un momento de su matrimonio, su marido queda desocupado y es ella la que comienza a mantener la casa. Incluso luego de la separación ella continúa manteniéndolo, ubicándose como la proveedora, la que tiene. Todo iba muy bien hasta que se entera que él comienza una relación con Otra mujer,  que también lo mantiene. Algo de  este arreglo sintómatico se desanudó y la trae a la consulta. M. dice: "cuando supe de la Otra me enloquecí. El odio que siento sólo lo puede apaciguar el whisky."

2da. Viñeta: C. de 61, separada. Con 3 hijos. Es derivada a Grupo Diez, por su terapeuta debido a su consumo de alcohol. C se queja de su sensación de desasosiego. Sin embargo no quiere aceptar la ayuda que se le brinda, a la acompañante terapéutica le dice: "no necesito que te quedes ni vos ni nadie". En relación a sus amigos, dice "que no los siente cercano". Con sus hijos prácticamente la relación es casi nula. En los grupos se muestra desinteresada por las historias de sus compañeros, nada la conmueve, no tiene otro interés más que tomar alcohol. Por las noches tiene una sensación de vacío que la angustia y no la deja dormir. Esta viñeta da cuenta del modo estragante del sufrimiento, donde no hay un lazo al Otro.

La función del amor:

Estas dos formas de goce dan cuenta de dos formas de amor diferente, la forma fetichista del lado macho y la forma erotómana del lado mujer. A su vez,  nos indican 2 tipos de objeto. El objeto fetiche, que ubicamos del lado macho; el cual se caracteriza por ser un objeto que satisface prescindiendo de la palabra, es un goce silencioso. Mientras que del otro  lado, encontramos el objeto erotómano donde la palabra del Otro es un elemento intrínseco al goce por eso decimos que es un goce que necesita pasar por el amor. El amor permite tramitar algo del goce haciéndolo pasar por el campo del Otro.

Podríamos decir que en la actualidad, a falta del falo que limite se sale a buscar algo que lo suplemente y ahí el mercado nos oferta un sin fin de objetos para gozar de manera autoerótica, donde el goce sexual es uno entre otros. A su vez, paradójicamente a partir de estas formas de goce se arma lazo pero sin pasar por el Otro.

Es por eso que en oposición  "del para todos lo mismo" es que proponemos una clínica de las adicciones donde la singularidad de cada sujeto se resalte.

La Institución Grupo diez, cuenta con una modalidad de tratamiento grupal fundamentalmente pero también individual y vincular respondiendo así a la demanda que circula en el entorno del adicto. De esta manera,  a través del  grupo de familiares éstos pueden descargar sus ansiedades y angustias y a la vez sentirse contenidos por otros que se encuentran en situaciones similares. En cuanto a  los pacientes que padecen de una adicción, la oferta también es grupal su objetivo es sacarlos del encierro que los lleva el consumo, fomentando en un primer momento una identificación a la modalidad de goce pero esta vez donde prevalezca la palabra a la acción. De esta manera, el grupo va marcando un ritmo de espacio y tiempo, antes detenido por la acción del consumo y favoreciendo la circulación de la palabra.

Restituir al Otro, por medio del amor transferencial oficiará de señuelo para dar tratamiento al goce deslocalizado y resituar las coordenadas singulares de cada individuo para que advenga sujeto del inconsciente.

Bibliografía:

Miller, J.A.: El partenaire- síntoma Ed. Paidos, Bs. As. 2016

Sinatra, E. : L@s nuev@s adict@s Ed. Tres Haches, Bs. As. 2013

Bassols, M.: Lo femenino, entre centro y ausencia. Ed. Grama, Bs. As. 2017

NOTAS RELACIONADAS

Juego ludico, juego patologico. Una lectura estructural

Trabajo presentado por Lic Mariela Coletti en las XXVII Jornadas anuales de Toxicomanias y alcoholismo en Rosario. 31 agosto de 2019 J...

28/08/2019

Desafío y extravío. Dos modalidades clínicas en el juego de apuestas. Lic Mariela Coletti

Desafio y extravío. Dos modalidades clínicas en el juego de apuestas APSA 2019. Luz Mariela Coletti Todos acordamos en ...

30/04/2019

V Encuentro Interinstitucional sobre ludopatia UBA-Entrelazar.

Con mucha alegría los invitamos a esta nueva ocasión de intercambio y propuestas para el trabajo con ludopatía, en la F...

06/07/2018